¿QUÉ HAGO MIENTRAS ESPERO?

En la vida Cristiana, en el noviazgo, en los proyectos de familia, en los estudios, y algunas otras áreas de nuestra vida nos toca hacer cambios. Hay cambios que los podemos hacer sin ningún tiempo de espera, basta una decisión y ya el cambio está hecho.
 

Existen otros cambios que requieren un proceso, una transición, un tiempo de espera y sobre todo decisiones que tomar, acciones por hacer y luego confiar plenamente en Dios quien hará la parte que nosotros no podemos hacer. Nosotros hacemos lo natural y él hará lo sobre natural, lo que por nuestros propios medios no podríamos hacer ni en cien años.
 

Como iglesia estamos comenzando a hacer esos cambios, cambios que sin duda vendrán ya que Dios nos está hablando acerca de qué cosas cambiar y cómo hacerlo.

¿QUÉ PODEMOS HACER MIENTRAS ESPERAMOS?

  1. Incluir  a nuestros hermanos en la fe en nuestras vidas. Darnos unos minutos. Ese tiempo es oro.

  2. Invitar a hermanos a nuestros hogares, para conocernos mejor.

  3. Ocuparnos de la vida de otros hermanos, su trabajo, familia, salud, vida espiritual, etc.

  4. Visitar a los hermanos enfermos, indagar sobre su estado y darles ánimo. Orar los unos por los otros dentro y fuera de la Iglesia.

  5. Respetar a los demás. Cuando Pablo les escribe a los hermanos de Roma, les pide: «respetándose y honrándose mutuamente» (Ro 12.10)

  6. «Siendo del mismo sentir»  «sentir lo mismo». Pensar lo mismo no significa uniformidad. Tiene que ver con la manera de conducirse. Es tener la mente de Cristo.

  7. Liberarnos: Del deseo de exaltarse a sí mismo («ambición egoísta»)  La valoración incorrecta de uno mismo «es presunción» Valorar correctamente a los demás: «...cada uno considere al otro como más importante que a sí mismo» Jesús decía: “Entre vosotros no será así”

  8. Hacer: Cuando llegue el momento, poner manos a la obra, es tiempo de trabajar, de poner mi talento, mi tiempo, mis capacidades tanto en la construcción física del nuevo lugar de reunión, como la edificación de otras vidas.

  9. Dar: Es tiempo de que los que han sido fieles, sigan siendo fieles. De que los que no lo han sido se pongan a cuentas con el Señor. La obra requiere del esfuerzo económico de los miembros.

  10. Orar: La oración es más valiosa de lo que pensamos. Sin oración, vamos a tropezar vez tras vez, pero si estamos unidos en oración, Dios obrará a nuestro favor.

  11. Hacer: Hacer lo que Dios nos diga que debemos hacer.